Sostenibilidad empresarial de la mano de la tecnología

Schneider Electric y 451 Research presentan un informe en el que más de mil entrevistados confirmaron que la sostenibilidad y la tecnología van de la mano, esto desde el uso de los Centros de Datos.

492

La tecnología se ha vuelto un elemento fundamental para el desarrollo de todas las compañías en el mundo. No podemos desconocer que la automatización de muchos procesos permite economizar costos y aumentar la producción, sin embargo, ¿las empresas están siendo sostenibles cuando utilizan este tipo de herramientas?

Schneider Electric, junto a la consultora 451 Research, realizó una encuesta a más de 1150 empresas en todo el mundo, que representan más de 20 verticales. En este relevamiento se validaron sus esfuerzos de sostenibilidad con los recursos TI distribuidos. Por ende, los analistas determinaron que muchas empresas se consideran más avanzadas en su camino a la sostenibilidad de lo que realmente están.

“Para este grupo, el principal impulsor de la sostenibilidad es el valor empresarial, y las
empresas comienzan midiendo el uso de la energía, expandiéndose luego a otras métricas y herramientas de sostenibilidad. Los mayores retos en su camino hacia la sostenibilidad son la optimización del uso de la energía, seguida de la obtención de datos y métricas
coherentes (para las empresas líderes/avanzadas) y la falta de personal cualificado (para las organizaciones que empiezan)”, explica Sebastián Brunno, Vicepresidente para América del Sur de Secure Power en Schneider Electric.

Con respecto a la obtención de datos, es necesario establecer las cargas de trabajo,
contemplando la viabilidad de incluir el Edge Computing. Esto traduce que las
organizaciones necesitan cada vez más agregar infraestructura en edge para almacenar y
analizar datos, así como conectividad de red para transportar los datos a la central.

Se estima que la electricidad global utilizada por los equipos de TI en entornos edge (salas
de servidores, microcentros de datos, centros de datos con <100kW de potencia) fue de 140 teravatios por hora en 2021. Esto crece rápidamente, ya que las aplicaciones IoT y 5G
producen cantidades cada vez mayores de datos que se almacenan cerca de los
dispositivos.

Las proyecciones de Schneider Electric prevén que el consumo de energía de los centros de
datos será de 2,700 teravatios por hora para 2040 y que el 60% de ese consumo procederá
de sitios distribuidos. Esto se traduce en más equipos, más uso de energía y, por lo tanto,
más elementos para realizar un seguimiento.

Edge Computing, el mejor aliado

Son muchos los motivos por los que se debería implementar infraestructura de TI distribuida o infraestructura en edge, y las definiciones de «distribuida» varían. Estas definiciones pueden incluir implementaciones fuera del principal centro de datos empresarial, como centros de datos regionales, sitios de respaldo/recuperación ante desastres, puntos de presencia de red, servidores de impresión en data centers e infraestructura para el Internet de las cosas que estén tan cerca como sea necesario del lugar donde se generan y consumen los datos.

En cuanto específicamente a las cargas de trabajo de IoT que tienden a generar grandes y
crecientes volúmenes de datos, el 41 % de los encuestados dijo que tienen proyectos de IoT en uso y el otro 42 % tiene proyectos en descubrimiento/prueba de concepto o planea
implementar IoT dentro de dos años.

Mientras tanto, las organizaciones de todo el mundo continúan trabajando por disminuir su emisión de carbono y mejorar su perfil sostenible, al tiempo que la creciente cantidad de TI distribuida tiene un impacto cada vez mayor en el medio ambiente.

Esta encuesta sobre la sostenibilidad empresarial y los centros de datos de TI distribuida y
de Edge, contó con la participación de responsables de la toma de decisiones de TI de más
de 1,150 empresas con sede en China, Francia, Alemania, India, Italia, Países Bajos,
Polonia, Singapur, España, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos. Estas organizaciones
incluían empresas medianas y grandes que representaban sectores verticales, que incluyen
comercio minorista, salud, TI, educación, servicios financieros y fabricación industrial. Se
requirió que los encuestados tuvieran conocimiento de los programas de sostenibilidad
empresarial, así como de los recursos distribuidos de TI y centros de datos.